Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Medio Ambiente

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Medio Ambiente de Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter
Contenido principal. Saltar al inicio.

Definiciones y exenciones

Definiciones

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados no contempla una definición de residuo orgánico aunque sí define a los biorresiduos.

Los biorresiduos (art. 3.g) son los residuos biodegradables de jardines y parques, residuos alimenticios y de cocina procedentes de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva y establecimientos de venta al por menor; así como, residuos comparables procedentes de plantas de procesado de alimentos.

Por lo tanto, los lodos de depuración y los residuos agrícolas (estiércoles, purines, etc) no tienen la consideración de biorresiduos.

En cuanto a la gestión de los biorresiduos, el artículo 24 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, establece que las autoridades ambientales promoverán medidas para impulsar:

  • La recogida separada de biorresiduos para destinarlos al compostaje o a la digestión anaerobia.
  • El compostaje doméstico y domiciliario.
  • El tratamiento, en instalaciones específicas, de biorresiduos recogidos separadamente.
  • El uso de compost producido a partir de biorresiduos en el sector agrícola, la jardinería o la regeneración de áreas degradadas.

En el apartado Residuos: conceptos generales de esta web podrá encontrar más información sobre la definición y tipos de residuos, su codificación así como la normativa general de aplicación.

Exenciones

La Ley 22/2011, de 28 de julio excluye de su ámbito de aplicación a algunas actividades de tratamiento de residuos orgánicos, en concreto, las siguientes:

  • El tratamiento de subproductos animales no destinados al consumo humano (SANDACH) siempre que sea distinto al compostaje, digestión anaerobia, incineración o eliminación en vertedero (art. 2.2.b.). En el apartado SANDACH puede encontrar más información.
  • La utilización de los materiales fecales (no SANDACH), paja y otro material natural agrícola o silvícola, no peligroso, en explotaciones agrícolas y ganaderas, en la silvicultura o en la producción de energía a base de esta biomasa, mediante procedimientos o métodos que no pongan en peligro la salud humana o dañen el medio ambiente (art. 2.1.e).