Logotipo del Portal de Medio Ambiente de Castilla y León; Ir a página principal

El Convenio europeo de Paisaje obliga a que las diferentes políticas públicas que incidan en el territorio (urbanismo, infraestructuras, aguas, etc.) tengan en cuenta la protección y conservación de los diferentes paisajes, que pasan así a tener la consideración de objeto de interés público y derecho del ciudadano.

La incorporación del Convenio debe hacerse por tanto en los diferentes ámbitos competenciales, correspondiendo muchos de ellos a las Comunidades Autónomas, ya que las mismas ostentan la mayor parte de las competencias que inciden sobre la política territorial.

La protección del paisaje se ha ido incorporando como elemento transversal en diferentes instrumentos de ordenación territorial:

  • Directrices Esenciales de Ordenación del Territorio de Castilla y León
  • Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de la Montaña Cantábrica Central en Castilla y León
  • Plan Regional de Ámbito Territorial del Valle del Duero

En concreto, las Directrices de Ordenación del Territorio de Castilla y León establecen que "La salvaguarda de los paisajes de Castilla y León debe considerarse estratégica para garantizar los objetivos de protección ambiental y conservación de los recursos. El paisaje debe comprenderse en su dinamismo, vigilando atentamente los procesos de transformación del territorio, que deberán justificar, en cada caso, el respeto a la singularidad paisaje, así como al medio abiótico y biótico que les sirven de base".

Con ello la Junta de Castilla y León ha iniciado el proceso para la incorporación de la Carta Europea del Paisaje a la normativa regional. En este proceso, será fundamental tener en cuenta en la definición de criterios tanto aspectos científicos de preservación y conservación de recursos naturales, histórico-culturales y artísticos como preferencias paisajísticas de las poblaciones a escala local y comarcal.

Además está también contemplada la elaboración de planes específicos de recuperación del paisaje para determinadas zonas del territorio regional con valores específicos como el Plan Territorial para la protección de la arquitectura y del paisaje tradicional de la Sierra de Ayllón (Segovia).

El paisaje forma parte también de los instrumentos de planificación de los espacios naturales protegidos, a través de los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales , en los que se establecen Directrices específicas para su protección.